vacaciones

Una de las ventajas más bonitas de la vida freelance es que te ofrece gran libertad para organizar tu agenda y para planear las vacaciones que siempre soñaste.

Sin embargo, la situación económica no siempre es tan amplia como la disponibilidad de tiempo, y es fácil que unas vacaciones largas te dejen en números rojos.

Por eso mismo, hoy te daremos siete consejos puntuales para que, como profesionista independiente, puedas irte a explorar sin que tu trabajo y tu bolsillo se vean afectados.

Toma nota y convierte a las vacaciones cuando y como tú quieras en parte de tu estilo de vida.

Ahorra un porcentaje variable de tus ingresos mensuales para el fondo de las vacaciones

Una de las cosas más importantes que los freelancers que queremos viajar o vacacionar frecuentemente debemos comprender, es que el presupuesto para estas escapadas debemos verlo como parte de nuestros gastos mensuales fijos.

Por ejemplo, si quieres pasar tres meses al año fuera de casa, necesitas tener claro aproximadamente cuánto va a costarte en términos de boletos de avión, pasajes, hospedajes, alimentos, etc. Tener un presupuesto realista en este aspecto te ayuda a saber cuánto tienes que ahorrar mes con mes para no encontrar tu cuenta bancaria en ceros cuando regresas de ese paraíso tropical.

Si tus ingresos son muy variables, también puedes optar por establecer un porcentaje fijo para el fondo de las vacas. Incluso, este porcentaje puede incrementar cuando tienes un mes muy bueno. Lo importante es que en lugar de gastarte ese dinero impulsivamente, lo reserves para estar tranquilo la temporada que te vas de viaje.

Invierte en seguros de viajero

Si los imprevistos en casa son frecuentes, imagínate los imprevistos cuando viajas. Por mucho que planees el itinerario de tus vacaciones a detalle, siempre puede surgir algún inconveniente. Perder un vuelo, llegar a un Airbnb que no era lo que esperabas, enfermarte o tener un accidente son cosas que realmente pueden pasarte, y si no estás protegido por un seguro, pueden convertirse en experiencias aún más desagradables.

Los seguros de viajero en todas sus formas son inversiones inteligentes, especialmente cuando visitas un destino por primera vez y tienes que enfrentarte a situaciones, lugares y personas nuevas.

Si sales a la aventura con frecuencia, asegúrate de que el plan también tenga cobertura en el extranjero. Por otro lado, casi siempre que compras un vuelo o un hospedaje por Internet, hay una opción que por un módico costo adicional te protege contra varios inconvenientes.

Planea  y reserva con anticipación

Es mucho mejor que a lo largo de todo el año dediques un poco de tiempo a cazar ofertas y buscar destinos geniales y económicos, a que decretes que, por ejemplo, a mediados de año te vas a ir a Italia y comiences a planear el viaje en marzo. Planear con anticipación también reduce muchísimo los costos directos, especialmente los de los boletos de avión.

Puedes hacer el experimento ahora mismo. Cotiza un vuelo saliendo este sábado próximo a tu destino. Ahora cotiza ese mismo vuelo saliendo un martes dentro de cinco meses. Te darás cuenta de que la diferencia puede ser de más del cincuenta por ciento.

Busca tarjetas con beneficios exclusivos para viajeros

Muchas tarjetas de crédito cuentan con beneficios especiales para viajeros. Éstas suelen tener cuotas mensuales un poco más caras, pero si eres freelancer y parte de tu estilo de vida es ir de vacaciones siempre que puedas, esto más que un gasto es una inversión.

Desde millas aéreas, pasando por seguros de gastos médicos y descuentos o noches gratuitas en hospedajes, al final del año si aprovechas al máximo todo lo que puedas, lo que ganaste o ahorraste puede traducirse en cientos o incluso miles de dólares. No te olvides, eso sí, de leer siempre y a detalle la letra chica.

Prefiere viajar largo y trabajar medio tiempo 

Aunque las vacaciones son para relajarnos y olvidarnos del estrés, muchos freelancers viajeros opinan que, para recorrer el mundo, la mejor alternativa en términos económicos es planear viajes largos que te permitan establecerte unos meses en algún sitio, y mantenerte generando ingresos, aunque bajes un poco el ritmo de trabajo.

Por ejemplo, puedes irte quince días a la playa, quedarte en un hotel y no trabajar nada durante esos días, o puedes irte dos meses, rentar una habitación en un Airbnb cerca del mar y trabajar sólo dos o tres horas durante las tardes, manteniendo el mismo balance de tu cuenta bancaria.

Consume como alguien local 

Así como es más barato rentar un pequeño departamento o un Airbnb que quedarte en hoteles más turísticos, también es mucho más económico que consumas de manera local, es decir, del mismo modo que las personas que viven allí.

No es necesario que vayas a comer todos los días a un restaurante caro para conocer la comida típica del lugar, es más, es mucho mejor que le preguntes a los lugareños cuáles son los mejores lugares para comer económico y rico. Además, si te hospedas en el lugar adecuado, también tendrás la posibilidad de preparar tus propios alimentos con productos de la región, y eso significa un ahorro muy considerable.

¡Avísale a tus clientes! (y consigue un respaldo freelance)

Finalmente, para controlar un poco mejor el flujo de trabajo que quieres aceptar durante tus vacaciones, es útil que, en primer lugar, le avises a tus clientes fijos o recurrentes que vas a tener menor disponibilidad.

En segundo lugar, siempre puedes aliarte con un colega cuyo trabajo sea igual de genial que el tuyo y en quien confíes totalmente, para que él se haga cargo de los proyectos emergentes mientras tú te dedicas a recorrer el mundo sin preocupaciones.

Cuando sea él quien se vaya de viaje, puedes devolverle el favor y de paso incrementar tus ingresos. Es un “ganar, ganar” para todos.

Con estos tips, ¿a dónde te gustaría viajar en tus próximas vacaciones?

Recommended Posts